Contaminantes en piensos

Introducción

Los contaminantes son sustancias que no se han añadido intencionalmente a los alimentos o los piensos. Estas sustancias pueden introducirse en los piensos procedentes de fuentes naturales (por ejemplo, micotoxinas producidas por hongos) o durante los procesos de fabricación. También pueden ser el resultado de una contaminación del medio ambiente.

Los contaminantes en piensos más relevantes son:

  • Toxinas naturales. Las toxinas están presentes de manera natural en sustancias producidas por distintos organismos. Pueden citarse como ejemplos las toxinas vegetales como los alcaloides o las micotoxinas.
  • Contaminantes ambientales y metales pesados. Los contaminantes ambientales son sustancias artificiales presentes en el aire, el agua o el suelo. Entre los ejemplos de contaminantes medioambientales cabe citar los policlorobifenilos (PCB), las dioxinas, los plaguicidas clorados persistentes y los materiales ignífugos bromados. Los metales pesados también entran en la cadena alimentaria a través del medio ambiente, donde su presencia es natural o viene causada por las emisiones industriales.

Los contaminantes presentes en los piensos para animales pueden plantear un riesgo para la salud animal.

Hitos

2018 La EFSA confirma la conclusión de evaluaciones anteriores de que la exposición alimentaria a las dioxinas y los PCB similares a las dioxinas (los contaminantes medioambientales que están presentes en niveles bajos en alimentos y piensos) es un problema de salud. Los datos procedentes de países europeos indican una superación del nuevo nivel de ingesta tolerable de la EFSA en todos los grupos de edad.

2018-2017 La EFSA evalúa los riesgos para la salud animal relacionados con las siguientes micotoxinas presentes en los piensos: zearalenona; fumonisinas; deoxynivalenol.

2015 La EFSA publica un dictamen científico sobre los riesgos para la salud animal, la salud pública y para el medio ambiente relacionados con la presencia de níquel en los piensos. Los expertos concluyen que es improbable cualquier incidencia negativa del níquel a través de los piensos para los animales de producción, los caballos y los gatos.

2014 La EFSA propone un nuevo proceso para identificar los riesgos químicos emergentes en la cadena alimentaria humana y animal utilizando una serie de bases de datos que registren la incidencia de sustancias químicas industriales y contaminantes químicos ambientales en la UE. El marco permitiría a los evaluadores del riesgo prever la contaminación de la cadena alimentaria humana por peligros químicos que todavía no han sido evaluados por la EFSA o por otros organismos similares.

2011 La EFSA publica un dictamen científico sobre la presencia en alimentos y piensos de alcaloides pirrolizidínicos, toxinas producidas naturalmente por varias especies vegetales, la mayoría de las cuales son malas hierbas. Las fuentes de alimentos y piensos pueden estar contaminadas con toxinas de AP a través del contacto con estas plantas.

2009 La EFSA completa el dictamen final en una serie de 30 evaluaciones del riesgo realizadas a lo largo de los últimos cinco años sobre las sustancias indeseables en la alimentación animal. Esto se produce a raíz de una solicitud de la Comisión Europea de revisar los posibles riesgos para la salud animal y humana derivados de la presencia de estas sustancias en los piensos animales.

Papel de la EFSA

La EFSA realiza evaluaciones del riesgo de contaminantes que pueden estar presentes en los piensos debido a la producción, la distribución, el envasado o el consumo de piensos, así como a los que puedan estar presentes en el medio ambiente de forma natural o como resultado de actividades humanas.

La Comisión Técnica de Contaminantes de la Cadena Alimentaria de la EFSA es el que realiza este trabajo.

Los expertos evalúan el riesgo que representan los contaminantes para la salud animal, el medio ambiente y la salud humana (mediante la transferencia de estos compuestos desde los piensos a los alimentos de origen animal).

La Autoridad también recopila datos sobre presencia de contaminantes en los piensos y apoya la coordinación de la recopilación y el control de los datos por parte de los Estados miembros.

Los gestores del riesgo como la Comisión Europea y los Estados miembros tienen en cuenta el asesoramiento científico de la EFSA junto con otros factores al tomar decisiones sobre la seguridad de estas sustancias para la salud animal y el medio ambiente. Pueden adoptar medidas para limitar la exposición humana y animal a dichas sustancias si la EFSA indica un posible impacto para la salud.

Marco de la UE

El objetivo de la legislación de la UE sobre sustancias indeseables en la alimentación animal consiste en garantizar que los piensos solo se pongan en circulación si son sanos, auténticos y de calidad comercial y que, si se utilizan correctamente, no representen ningún peligro para la salud humana, la salud animal o el medio ambiente, ni afecten negativamente a la producción ganadera.