«Seguridad alimentaria, un asunto de todos, ahora y en el futuro» – celebrando el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria 2020 | European Food Safety Authority Pasar al contenido principal

«Seguridad alimentaria, un asunto de todos, ahora y en el futuro» – celebrando el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria 2020

Image
world food safety day 2020
«La seguridad alimentaria constituye el ámbito de actividad diario de la EFSA, pero es asunto de todos tener en cuenta la seguridad alimentaria ahora y en el futuro si queremos limitar las repercusiones del cambio climático y crear sistemas alimentarios mundiales sostenibles, en beneficio de los consumidores, los productores y nuestro mundo natural.» – Bernhard Url, Director ejecutivo de la EFSA.

La seguridad alimentaria es una responsabilidad compartida y la EFSA celebra el segundo Día Mundial de la Seguridad Alimentaria el 7 de junio de 2020, junto con nuestros socios nacionales, europeos e internacionales, incluidos los patrocinadores del evento de Naciones Unidas, el Codex Alimentarius, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estamos unidos en la labor de sensibilizar sobre esta cuestión vital e inspirar acciones que contribuyan a prevenir, detectar y gestionar los riesgos de transmisión alimentaria, contribuyendo a la seguridad alimentaria, la salud humana, la prosperidad económica, la agricultura, el acceso al mercado, el turismo y el desarrollo sostenible.

wfsd-tweet.jpg

La seguridad alimentaria se da a menudo por sobreentendida. Aunque dos de cada cinco europeos se muestran interesados en la seguridad alimentaria, solo uno de cada cinco afirma que constituye su principal preocupación a la hora de elegir los alimentos. Con frecuencia no se trata de algo visible, salvo que se produzca una intoxicación alimentaria. Los alimentos poco seguros que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas provocan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer.

El Director ejecutivo de la EFSA, Bernhard Url, afirma: «Para el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria de 2020 queremos centrarnos en tres características importantes del sistema de seguridad alimentaria de la UE: la aplicación del enfoque de Una sola salud, sistemas alimentarios sostenibles y la responsabilidad compartida de la seguridad alimentaria.

Son características importantes del sistema de seguridad alimentaria de la UE en las que las organizaciones europeas y nacionales, a la par que numerosos de nuestros socios interesados, contribuyen a que las normas europeas en materia de seguridad alimentaria, salud y bienestar animal y protección del medio ambiente se encuentren entre las más estrictas a nivel mundial.».

La EFSA respalda la aplicación de un enfoque «Una sola salud» porque mejora la seguridad alimentaria.

wfsd-3.png
  • Dato breve: ¿Sabía que tanto la higiene alimentaria (68%) como la salud animal (65%) figuran entre las cuestiones de seguridad alimentaria con los que los ciudadanos de la Unión Europea están más familiarizados?

El enfoque «Una sola salud» parte de que la salud de las personas está interrelacionada con la salud de los animales y el medio ambiente. Una mala salud animal y un medio ambiente deteriorado incidirán eventualmente en la seguridad de los alimentos y acarrearán consecuencias sobre la salud de las personas.

«La pandemia de COVID-19 es un recordatorio oportuno de los peligros que plantean los patógenos y de la importancia de seguir buenas prácticas en materia de higiene», afirma el Sr. Url. «Aunque los alimentos no son ni la fuente ni el vehículo de transmisión de la COVID-19, la emergencia ha demostrado de manera demasiado dolorosa el impacto que estas enfermedades pueden tener en la salud pública y el bienestar socioeconómico.».

Otro motivo de preocupación es la continua tendencia a una mayor resistencia microbiana a los antibióticos. Según la Comisión Europea, la resistencia a los antimicrobianos es responsable de unas 33 000 muertes anuales en la UE, con unos costes sanitarios anuales de 1 500 millones de euros y pérdidas de productividad.

Las agencias de la UE, incluidas la EFSA, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), junto con la Comisión y nuestros socios en los Estados miembros, están aplicando un enfoque de «Una sola salud» en la UE. Este enfoque contribuye a mejorar la detección temprana y la vigilancia, para combatir la amenaza de las infecciones zoonóticas resistentes a los antimicrobianos y las bacterias patógenas en las frutas y hortalizas procedentes de suelos o aguas contaminados y en los alimentos de origen animal.

La inversión en sistemas alimentarios sostenibles en último término compensa, por lo que la UE se propone promover un entorno sostenible para la seguridad alimentaria.

wfsd-2.png
  • Dato breve: tres de las preocupaciones más habituales de los europeos en materia de seguridad alimentaria son un uso incorrecto de los medicamentos en los animales de granja (44%), los residuos de plaguicidas en los alimentos (39%) y los contaminantes medioambientales (37%).

Nuestros alimentos provienen de las zonas rurales, los ríos y los mares, por lo que mantener nuestro suelo, aire y agua limpios y en buen estado es fundamental. La Comisión Europea ha puesto en marcha recientemente la nueva Estrategia «de la granja a la mesa», que sitúa firmemente la producción y el consumo de alimentos en el núcleo del Pacto Verde Europeo, con el objetivo de que los sistemas alimentarios sean justos, saludables y respetuosos con el medio ambiente.

La reducción del consumo de plaguicidas es una de las varias propuestas nuevas importantes en relación con la producción de alimentos y la agricultura. En la Unión Europea, el uso de los plaguicidas está estrechamente regulado y las sustancias que los contienen se evalúan en función de su impacto no solo sobre la salud sino también sobre la biodiversidad. Esas evaluaciones se repiten periódicamente para garantizar que la información científica más reciente sea tenida en cuenta.

El cambio climático también puede afectar a nuestros ecosistemas, con consecuencias para la seguridad alimentaria y la nutrición. Las alertas tempranas sobre una serie de riesgos que surgen o aumentan como consecuencia del cambio climático, como las nuevas plagas de los vegetales, las biotoxinas emergentes o los patógenos causantes de enfermedades, son esenciales para proteger nuestro suministro de alimentos y nuestro medio ambiente. Los cambios de temperatura y humedad también pueden afectar a la calidad del suelo, lo cual lleva aparejadas consecuencias para el contenido nutricional de los cultivos.

Además, la seguridad de la cadena alimentaria se ve afectada por el modo en que los seres humanos tratan a los animales, en particular los animales productores de alimentos. Los factores de estrés y un bienestar deficiente pueden dar lugar a una mayor propensión a enfermar entre los animales. Esta es la razón por la que la UE ha establecido normas de bienestar animal que figuran entre las más estrictas a nivel mundial.

La EFSA, la UE en la que se enmarca y sus socios nacionales colaboran para proporcionar alimentos seguros y sostenibles de manera que los consumidores puedan garantizar una ingesta adecuada de nutrientes capaz de promover la salud y el desarrollo humanos a largo plazo.

En Europa, la seguridad alimentaria es una responsabilidad compartida desde la granja hasta la mesa, lo que garantiza unas normas de seguridad alimentaria que figuran entre las más estrictas a nivel mundial.

wfsd-1.png
  • Dato breve: En Europa, la mayor confianza en la información sobre los riesgos relacionadas con la alimentación corresponde a los científicos (82%) y a las organizaciones de consumidores (79%), seguidos de los agricultores (69%), las autoridades nacionales (60%), las instituciones de la UE (58%) y las ONG (56%).

La cooperación es uno de los temas favoritos de Bernhard Url. Afirmó: «No hay duda de que la seguridad alimentaria en Europa es una responsabilidad compartida. La cooperación no solo contribuye a compartir la carga de trabajo y los recursos necesarios, sino que también proporciona una red para canalizar la información y las mejores prácticas de manera que todos en Europa puedan beneficiarse del sistema de la UE.».

Por ejemplo, las buenas prácticas de higiene en los sectores alimentario y agrícola contribuyen a reducir la aparición y la propagación de las enfermedades de transmisión alimentaria. La educación en materia de seguridad alimentaria ayuda a los consumidores a tomar decisiones con conocimiento de causa y saludables y a impulsar un suministro alimentario más seguro.

El marco de estas condiciones depende del asesoramiento científico de la EFSA y de los Estados miembros, en colaboración con los responsables de la formulación de políticas y los profesionales, para garantizar una base científica sólida en la toma de decisiones y el asesoramiento en materia de seguridad alimentaria.

El Dr. Url añade: «Si intensificamos aún más nuestra cooperación con las instituciones europeas, nuestros socios nacionales e internacionales y todas nuestras numerosas partes interesadas, desde los científicos y los consumidores hasta los productores de alimentos y las organizaciones de la sociedad civil, podremos seguir suministrando alimentos que no solo serán seguros sino también más sostenibles para Europa, ahora y en el futuro.».

 

*Cifras: Eurobarómetro de seguridad alimentaria en la UE de 2019

Contactos

Si es periodista o trabaja en un medio, por favor contacte con nuestra Oficina de Prensa. De lo contrario, por favor utilice el buzón Ask a Question.