Salud de las abejas

Introducción

La apicultura es una tradición antigua y las abejas melíferas se explotan en Europa desde hace milenios. Las abejas tienen una importancia crucial en el medio ambiente, ya que mantienen la biodiversidad al llevar a cabo una polinización esencial para una amplia gama de cultivos y plantas silvestres. Contribuyen de manera directa a fomentar la riqueza y el bienestar del ser humano a través de la producción de miel y otros artículos empleados en la alimentación humana y animal como el polen, la cera utilizada en la transformación de alimentos, el propóleo empleado en la tecnología alimentaria y la jalea real usada complemento alimenticio e ingrediente.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) calcula que, de las 100 especies de cultivos que proporcionan el 90 % de los alimentos en todo el mundo, 71 son polinizadas por abejas. La mayoría de los cultivos de la Unión Europea depende de la polinización de insectos. Más allá del valor esencial de la polinización para mantener la biodiversidad, su valor monetario anual mundial se ha estimado en cientos de miles de millones de euros.

En vista del importante valor ecológico y económico de las abejas, es necesario vigilar y mantener unas poblaciones de abejas sanas a nivel no solo local o nacional sino, asimismo, mundial.

A lo largo de los últimos 10 a 15 años, los apicultores han denunciado una reducción inusual del número de ejemplares de abejas y el deterioro de sus colonias, especialmente en países de Europa occidental como Francia, Bélgica, Suiza, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Italia y España.

No se ha identificado una causa única de la disminución del número de abejas. Sin embargo, se ha apuntado a la existencia diversos factores coadyuvantes que podrían haber actuado en conjunto o por separado. Entre ellos figuran los efectos de la agricultura intensiva y el uso de plaguicidas, la inanición y mala alimentación de las abejas, virus, ataques de patógenos y especies invasoras como el ácaro varroa (Varroa destructor), la avispa asiática (Vespa velutina) y el pequeño escarabajo de la colmena Aetina tumida y cambios ambientales (fragmentación y pérdida de hábitats).

Últimos datos

La EFSA organizó un simposio en el marco de la edición de 2018 de la Semana Europea de la Abeja y la Polinización organizada por el Parlamento Europeo. El elemento central fue una presentación de los términos de referencia de la recién constituida Asociación europea para las abejas («European Bee Partnership»). Michel Dantin, diputado al Parlamento Europeo y presidente del grupo de trabajo del Parlamento sobre apicultura y salud de las abejas, declaró que la creación de esta asociación podría representar «un hito en nuestros esfuerzos por proteger a nuestras abejas y polinizadores».

Hitos

Mayo de 2018: la EFSA celebra el primer Día Mundial de las Abejas al anunciar que se ha llegado a un acuerdo sobre los términos de referencia que orientarán el trabajo de la Asociación europea para las abejas.

Febrero 2018: la EFSA actualiza sus evaluaciones del riesgo de 2013 sobre tres plaguicidas neonicotinoides clotianidina, imidacloprid y tiametoxam– que están sujetos a restricciones en la UE debido a la amenaza que suponen para las abejas.

Junio de 2017: en el marco de la Semana Europea de la Abeja y la Polinización del Parlamento Europeo, la EFSA organiza un simposio titulado «Recopilación y puesta en común de datos sobre la salud de las abejas: hacia una Asociación europea para las abejas». El acto se organiza conjuntamente con la Confederación General de Cooperativas Agrarias, la Asociación Europea de Apicultores Profesionales, la coordinadora europea de apicultores BeeLife y la Asociación Europea de Protección de las Cosechas.

Mayo de 2017: el grupo de trabajo de la EFSA sobre múltiples factores estresantes en las abejas (MUST-B) publica especificaciones para la recogida de datos sobre abejas que, en última instancia, contribuirán a corroborar y verificar un modelo de evaluación del riesgo para las colonias de abejas.

Octubre 2016: la Comisión Técnica de Salud y Bienestar de los Animales de la EFSA publica un dictamen científico sobre la definición de una colonia de abejas sanas, que incluye un conjunto de herramientas para facilitar la recopilación armonizada de datos.

Julio 2016: el grupo de trabajo MUST-B de la EFSA desarrolla un modelo conceptual para la evaluación del riesgo de los plaguicidas en una sola colonia de abejas melíferas con arreglo a una serie de supuestos distintos.

Marzo de 2016: la EFSA organiza un seminario científico para debatir y priorizar la investigación en el marco de Horizonte 2020 y apoyar los esfuerzos de la Autoridad en cuanto al desarrollo de un método holístico de evaluación del riesgo para las abejas. El seminario reúne a representantes de la Comisión Europea, el Centro Común de Investigación de la CE, la Agencia Europea de Medio Ambiente y la Agencia Europea de Medicamentos, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU., la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Julio 2013: la EFSA publica un documento de orientación sobre la evaluación del riesgo de los plaguicidas en relación con las abejas melíferas, los abejorros y las abejas solitarias. Las bases se habían sentado en abril de 2012, cuando la Comisión Técnica de Productos Fitosanitarios y sus Residuos (PPR) publicó un dictamen en el que se describía la base científica para el desarrollo del documento de orientación.

Mayo de 2013: la EFSA lleva a cabo una evaluación del riesgo del insecticida fipronil en la que se presta especial atención a los posibles efectos agudos, crónicos y subletales en las abejas. Ese mismo mes, más de 100 expertos en abejas asisten al Coloquio Científico organizado por la Autoridad sobre métodos holísticos de evaluación del riesgo de múltiples factores estresantes en las abejas.

Enero 2013: la EFSA lleva a cabo evaluaciones del riesgo de los posibles efectos en las abejas de los productos tiametoxam, imidacloprid y clotianidina. Las evaluaciones prestan especial atención a los efectos agudos y crónicos en la supervivencia y el desarrollo de las colonias de abejas y tienen en cuenta los efectos en las larvas y en el comportamiento de las abejas.

Marzo de 2013: los expertos de la Comisión Técnica de Salud y Bienestar de los Animales de la EFSA publican un dictamen científico sobre el riesgo de introducción y propagación en la UE del pequeño escarabajo de la colmena (Aetina tumida) y del ácaro de la abeja Tropilaelaps a través la importación desde terceros países de abejas vivas, productos de la apicultura y productos hortofrutícolas.

Junio 2012: la Unidad de Plaguicidas de la EFSA presenta una declaración sobre dos artículos publicados en la revista Science, en los que se apunta a la existencia de posibles vínculos entre los neonicotinoides y la supervivencia de las colonias de abejas. En el primer artículo se ponía de relieve la investigación que había demostrado que las abejas melíferas expuestas a dosis subletales de tiametoxam sufren un deterioro de su capacidad de orientación y se llegó a la conclusión de que las concentraciones habituales de tiametoxam pueden contribuir al colapso de las colonias. En el segundo artículo se llegó a la conclusión de que el imidacloprid, otro neonicotinoide, podría inhibir la salud reproductiva de los abejorros. La Comisión Europea pidió a la EFSA que examinara si las dosis utilizadas en los estudios eran comparables a las dosis reales a las que se exponen las abejas.

Mayo de 2012: la EFSA crea un grupo de expertos interno para que proceda a recopilar el trabajo más reciente llevado a cabo en el seno de la Autoridad y las actividades emprendidas fuera en materia de abejas.

El grupo de expertos publica dos informes. El primero ofrece un resumen de las actividades actuales de la EFSA y formula recomendaciones sobre el modo de dar continuidad a dicho trabajo. El segundo analiza el trabajo en materia de evaluación del riesgo para las abejas que se está llevando a cabo en toda la UE. Pone de relieve las lagunas de conocimiento y recomienda investigaciones que ayudarían a desarrollar un programa armonizado de evaluación de impacto ambiental para las abejas.

2009: la EFSA publica un informe sobre mortalidad y vigilancia de las abejas en Europa en el que se formula una serie de recomendaciones para mejorar la vigilancia y lograr consensos en toda la UE a propósito de los orígenes multifactoriales del declive de las poblaciones de abejas. También ayuda a conformar la estrategia de la Comisión para abordar el problema de la disminución del número de abejas en toda Europa.

Papel

La EFSA desempeña un papel importante a la hora de garantizar el mantenimiento de unas poblaciones sanas de abejas en Europa, habida cuenta de su mandato de mejorar la seguridad alimentaria y la sanidad animal de la UE y garantizar un alto nivel de protección de los consumidores. Ciertas Comisiones Técnicas Científicas y Unidades de la Autoridad contribuyen al desarrollo de este trabajo, principalmente en los ámbitos de los plaguicidas, la salud y el bienestar de los animales y la fitosanidad, los organismos modificados genéticamente (OMG), la recogida de datos y la evaluación científica.

Son fundamentales para este trabajo las evaluaciones que lleva a cabo la EFSA acerca de la seguridad ambiental de los plaguicidas y los organismos modificados genéticamente que los fabricantes desean comercializar en la UE. La Unidad de Plaguicidas de la EFSA es responsable de la revisión inter pares de las evaluaciones del riesgo asociados a las sustancias activas utilizadas en productos fitosanitarios. Los expedientes presentados por los solicitantes deben contener información exhaustiva sobre el posible riesgo para el medio ambiente que presentan sus productos.

La Unidad también lleva a cabo evaluaciones del riesgo de los límites máximos de residuos (LMR) de las sustancias activas de los plaguicidas. Estas evaluaciones tienen en cuenta los posibles efectos de las sustancias en el medio ambiente en general y en organismos no objetivo como las abejas en particular. La Unidad elabora el Informe anual de la Unión Europea sobre residuos de plaguicidas en los alimentos, que ofrece una visión general de las actividades de control llevadas a cabo en los 27 Estados miembros de la UE y en dos países de la AELC (Islandia y Noruega), con el fin de garantizar el cumplimiento por parte los alimentos de las disposiciones establecidas en la legislación europea sobre residuos de plaguicidas. En el informe más reciente, de 2009, se indica que únicamente el 0,1 % de las muestras de miel contenían plaguicidas que superaran los LMR.

La Comisión Técnica de Productos Fitosanitarios y sus Residuos de la EFSA (Comisión Técnica PPR) ofrece asesoramiento científico independiente sobre la evaluación del riesgo de los productos fitosanitarios y sus residuos. Ello incluye, en concreto, el análisis de los riesgos para operarios, trabajadores, residentes y consumidores, así como para el medio ambiente, incluida la fauna silvestre. Una de las principales actividades la Comisión Técnica PPR consiste en elaborar nuevos documentos orientativos sobre la evaluación del riesgo de los plaguicidas o revisarlos, lo que incluye el desarrollo de planteamientos, metodologías y modelos de evaluación del riesgo. La Comisión Técnica puede emitir dictámenes sobre los efectos de sustancias activas específicas utilizadas en productos fitosanitarios o sobre cualquier cuestión genérica relacionada con el uso seguro de los plaguicidas.

Los OMG y los alimentos y piensos derivados están sujetos a un análisis del riesgo antes de su comercialización en la UE. En este proceso, la función de la Comisión Técnica GMO consiste en valorar de forma independiente las evaluaciones del riesgo facilitadas por empresas y fabricantes y proporcionar asesoramiento científico a los gestores del riesgo acerca de cualquier riesgo que puedan plantear los organismos modificados genéticamente para la salud humana y animal y para el medio ambiente. La evaluación comprende diversos aspectos específicos del riesgo, uno de los cuales es el posible riesgo para «organismos no objetivo» como las abejas. La Comisión Técnica ha elaborado orientaciones para la evaluación de la seguridad de las variedades vegetales modificadas genéticamente y los alimentos y piensos derivados de ellas que ayudan a las empresas y a los fabricantes a preparar solicitudes para la autorización de tales variedades vegetales modificadas genéticamente. En 2010, la Comisión Técnica GMO actualizó sus orientaciones con respecto a la evaluación de impacto ambiental de las variedades vegetales modificados genéticamente y se desarrollaron directrices específicas sobre la evaluación de los posibles efectos de tales variedades vegetales modificados genéticamente en organismos no objetivo.

Además, toda solicitud de autorización de una variedad vegetal modificada genéticamente debe ir acompañada de un plan de seguimiento medioambiental posterior a la comercialización (PMEM) que indique el modo en que el solicitante vigilará la planta modificada genéticamente al objeto de detectar posibles efectos ambientales adversos después de haber sido legalmente comercializada en la UE. El objetivo del plan PMEM consiste en identificar posibles efectos adversos imprevistos en el medio ambiente que podrían derivarse directa o indirectamente del cultivo de variedades vegetales modificadas genéticamente. En 2006, la Comisión Técnica GMO de la EFSA proporcionó a los solicitantes orientaciones para la elaboración de planes PMEM, las cuales se actualizaron en 2011. Desde 2010, la Comisión Técnica GMO se encarga de evaluar los informes anuales de seguimiento medioambiental posterior a la comercialización que se presentan a la Comisión Europea en relación con todos los cultivos de variedades modificadas genéticamente autorizados en la UE (en la actualidad, maíz MON810 y patata Amflora).

La Comisión Técnica de Fitosanidad ofrece asesoramiento científico independiente sobre los riesgos que plantean los organismos que pueden causar daños a las plantas, los productos vegetales o la biodiversidad vegetal en la Unión Europea. Toda evaluación del riesgo de plagas incluye la evaluación de impacto ambiental, aunque, para aclarar y armonizar las estrategias en este ámbito, la Comisión Técnica ha publicado orientaciones específicas sobre la evaluación de impacto ambiental de las plagas de los vegetales. El trabajo de la EFSA en el ámbito de la fitosanidad reviste especial importancia para la salud de las abejas, ya que algunas de las plagas que representan una amenaza para estos insectos pueden ser transportadas por las plantas y vivir en ellas. El pequeño escarabajo de la colmena, por ejemplo, puede vivir sin parasitar las abejas, alimentándose de fruta y verdura. Así pues, podría introducirse en la UE en lotes de tales productos.

La Comisión Técnica de Salud y Bienestar de los Animales emite dictámenes científicos independientes sobre todos los aspectos de las enfermedades y el bienestar de los animales. Su labor está relacionada principalmente con los animales destinados a la producción de alimentos.

La EFSA publica un informe anual en el que se resumen los datos sobre la presencia de residuos de medicamentos veterinarios y otras sustancias en animales vivos y en productos animales, como la miel, en la Unión Europea. En el último informe, de 2010, se indicaba que únicamente el 0,33 % de las 418 081 muestras tomadas incumplía las normas establecidas, cifra similar a la registrada en 2009 (0,32 %).

Marco de la UE

En 2010, la Comisión Europea publicó una Comunicación sobre la salud de las abejas en la que se aclaraban los problemas clave relacionados con la salud de estos insectos y las principales medidas que la Comisión estaba adoptando para abordarlos.

Salud y bienestar de los animales

Las abejas están contempladas en la Estrategia de Sanidad Animal para la Unión Europea 2007-2013 y en la legislación sobre certificación y requisitos zoosanitarios relativos al traslado de abejas entre Estados miembros (Directiva 92/65/CEE). Estos requisitos tienen por objeto prevenir y controlar diversas enfermedades y plagas de las abejas, como el pequeño escarabajo de la colmena (Aetina tumida) y el ácaro Tropilaelaps, que pueden propagarse a través del traslado de abejas y del comercio de productos de colmenas y de frutas y hortalizas. También existen requisitos zoosanitarios referidos a las importaciones de abejas vivas y abejorros procedentes de terceros países, con el fin de evitar la introducción en la UE de enfermedades exóticas de las abejas. Son de aplicación desde 2000 (Reglamento (CE) n.° 206/2010).

La Estrategia de Sanidad Animal tiene por objeto proporcionar un marco reglamentario único y claro en esta materia. La Comisión está elaborando actualmente una propuesta de legislación sobre sanidad animal que, con el tiempo, sustituirá a la legislación veterinaria básica vigente, que consta de casi 60 directivas y reglamentos sobre condiciones zoosanitarias para el comercio y la importación de animales vivos y sus productos. La Comisión sigue evaluando las posibles repercusiones en el sector apícola. Sin embargo, una ley general de sanidad animal podría proporcionar un marco jurídico adecuado para elementos fundamentales tales como definiciones generales y principios relativos a medidas de control de enfermedades y desplazamientos, mientras que cabría establecer otros elementos mediante actos delegados o de ejecución.

Plaguicidas

Los residuos de plaguicidas pueden ser absorbidos por las abejas al recoger néctar o polen y agua. En 2009 se adoptó un Reglamento relativo a la comercialización de productos fitosanitarios en sustitución de la Directiva 91/414/CEE del Consejo. El nuevo Reglamento (CE) n.° 1107/2009) mantiene la disposición de que los plaguicidas solo pueden autorizarse en la UE si su uso no tendrá un efecto inaceptable en la salud de las abejas o si conlleva una exposición insignificante de las abejas melíferas. Este régimen se basa en los LMR, que se establecen para proteger a los consumidores y posibilitar el comercio de productos que contienen residuos. Los LMR relativos a los residuos de plaguicidas se establecen en el marco del Reglamento n.° 396/2005.

Organismos modificados genéticamente

Antes de que un OMG pueda utilizarse o cultivarse, debe autorizarse con arreglo a la Directiva 2001/18/CE o el Reglamento (CE) n.° 1829/2003 tras haber llevado a cabo la EFSA una evaluación científica exhaustiva que incluye los posibles efectos adversos en las abejas.

Fitosanidad

El objetivo del régimen fitosanitario de la UE, establecido por la Directiva 2000/29/CE del Consejo, consiste en evitar la introducción de organismos nocivos para plantas o productos vegetales o su propagación dentro de la UE. Toda evaluación del riesgo de plagas incluye la evaluación de impacto ambiental.

Residuos de medicamentos veterinarios en alimentos de origen animal

El Reglamento (CE) n.° 37/2010 establece límites máximos para los residuos de medicamentos veterinarios en animales y productos de origen animal, incluida la miel. La Directiva 96/23/CE del Consejo establece medidas para controlar determinadas sustancias y residuos de estas, principalmente medicamentos veterinarios, en animales vivos y productos de origen animal. Además, la Decisión 97/747/CE de la Comisión establece niveles y frecuencias de muestreo referidos a determinados productos de origen animal.

Proyecto MUST-B

A principios de 2015, la EFSA puso en marcha un importante proyecto para desarrollar un método holístico de la evaluación del riesgo de múltiples factores estresantes en las abejas melíferas (MUST-B).

El proyecto MUST-B se basa en la experiencia de la EFSA en los ámbitos zoosanitario y fitosanitario, en la recopilación y el análisis de datos, en la modelización, en los plaguicidas y en el impacto ambiental, aunque también contará con la participación de diversos expertos y partes interesadas ajenos a la Autoridad. Comprende una serie de actividades interrelacionadas que se llevan a cabo internamente o en colaboración con expertos, investigadores y organismos externos, como los Estados miembros de la UE, la Comisión Europea, los organismos homólogos de la UE y el laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas.

El proyecto está siendo supervisado por un Grupo de trabajo formado por expertos de diversos campos científicos. Se han llevado a cabo o están en curso diversas actividades pertinentes. Entre ellas se incluyen:

El proyecto culminará con la elaboración un dictamen científico global que reunirá y sintetizará los resultados de las diversas actividades.