Aditivos alimentarios

Introducción

Los aditivos alimentarios son sustancias añadidas intencionadamente a los alimentos para desempeñar ciertas funciones tecnológicas, como dar color, endulzar o ayudar a conservar los alimentos.

En la Unión Europea, todos los aditivos alimentarios se identifican con un número E. Los aditivos alimentarios están siempre incluidos en las listas de ingredientes de los productos alimenticios en los que se utilizan. Las etiquetas de los productos deben identificar tanto la función del aditivo en el producto alimenticio acabado (por ejemplo, colorante, conservante) como la sustancia específica utilizada, haciendo referencia al número E que corresponda o a su nombre (por ejemplo, E 415 o goma xantana). Los aditivos más comunes que figuran en las etiquetas de los productos alimenticios son antioxidantes (para evitar el deterioro causado por la oxidación), colorantes, emulsionantes, estabilizadores, agentes gelificantes y espesantes, conservantes y edulcorantes.

x\x\xx

Actividades

La Comisión Técnica de Aditivos y Aromas Alimentarios de la EFSA (FAF) lleva a cabo sus evaluaciones de seguridad de los aditivos alimentarios. Revisa todos los datos científicos relevantes disponibles, incluida la información sobre propiedades químicas y biológicas, toxicidad potencial y estimaciones de la exposición alimentaria humana. Basándose en estos datos, la Comisión Técnica extrae conclusiones sobre la seguridad de los usos previstos del aditivo alimentario para los consumidores.

La Comisión Técnica FAF evalúa la seguridad de los nuevos aditivos alimentarios y los nuevos usos de los aditivos alimentarios autorizados. Desde 2009 también está procediendo a la reevaluación todos los aditivos alimentarios autorizados en ese momento, cuya finalización está prevista para 2020.

Hitos

2017 actualización de la plantilla del «Modelo de ingesta de aditivos alimentarios» (FAIM) de la EFSA. Se trata de una herramienta de evaluación de la exposición desarrollada específicamente por la EFSA para apoyar el cálculo por los solicitantes de las estimaciones de la exposición al aditivo alimentario y sus subproductos. El uso de la herramienta también pretende armonizar la presentación de los datos relacionados.

2016: finalizan las dos últimas reevaluaciones de colorantes alimentarios con las que se completa este programa principal. En total, la Comisión Técnica ANS ha reevaluado 41 colorantes alimentarios.

2014: la Comisión Técnica adopta una declaración sobre el marco conceptual aplicable a las evaluaciones del riesgo de determinados aditivos alimentarios incluidos en el programa de reevaluación.

2013: se completa la reevaluación del edulcorante aspartamo llevada a cabo a petición de la Comisión Europea.

    2012: La Comisión Técnica ANS adoptó un documento de orientación para la presentación de solicitudes de aditivos alimentarios, reflejando los avances científicos y los últimos principios de evaluación del riesgo. Sustituyó al documento de orientación de 2001 del antiguo Comité Científico sobre la Alimentación Humana (CCAH) de la Comisión Europea y posteriormente fue refrendada por las Comisiones Técnicas de la EFSA para su uso en sus evaluaciones del riesgo.

    2009: de conformidad con el Reglamento (CE) n.° 1331/2008, la Comisión Técnica ANS especificó el tipo de datos que la industria debe facilitar para la evaluación de la seguridad de los aditivos alimentarios.

    2008: la EFSA creó la Comisión Técnica de Aditivos Alimentarios y Fuentes de Nutrientes Añadidos a los Alimentos (ANS)

    Papel

    La EFSA desempeña tres tareas principales en relación con los aditivos alimentarios:

    • evaluar la seguridad de los nuevos aditivos alimentarios o nuevos usos propuestos de los aditivos alimentarios existentes antes de su autorización para su uso en la UE;
    • reevaluar todos los aditivos alimentarios ya autorizados para su uso en la UE antes del 20 de enero de 2009;
    • responder a las solicitudes ad hoc de la Comisión Europea de revisar determinados aditivos alimentarios a la luz de la nueva información científica o de cambios en las condiciones de uso.

    Cómo establecer el «nivel seguro»

    En el marco de sus evaluaciones de la seguridad de los aditivos alimentarios, la EFSA pretende establecer, cuando sea posible (por ejemplo, cuando se disponga de información suficiente), una ingesta diaria admisible (IDA) para cada sustancia.

    La IDA es una estimación de la cantidad de una sustancia que las personas pueden consumir a diario a lo largo de toda su vida sin ningún riesgo apreciable para la salud. Las IDA se expresan habitualmente en mg o µg por kg de peso corporal al día (mg/kg de pc/día). La IDA puede aplicarse a un aditivo específico o a un grupo de aditivos con propiedades similares. Al reevaluar aditivos previamente autorizados, la EFSA puede confirmar o modificar una IDA existente tras el examen de todos los datos disponibles.

    Si no se dispone de datos suficientes para establecer una IDA, podrá calcularse un margen de seguridad para determinar si la exposición estimada podría ser problemática.

    En otros casos, por ejemplo, en los relativos a sustancias que ya están presentes en el organismo o a componentes habituales de la dieta o con respecto a los que no se han identificado efectos adversos en ensayos con animales, no es necesario establecer una IDA.

    Marco de la UE

    Según la legislación de la UE, los aditivos alimentarios deben estar autorizados antes de que puedan utilizarse en productos alimenticios.

    El procedimiento de autorización comienza con la presentación de una solicitud formal a la Comisión Europea, consistente en un expediente de solicitud sobre la sustancia que contiene datos científicos sobre sus usos y niveles de uso propuestos. A continuación, la Comisión envía el expediente a la EFSA y solicita a esta que evalúe la seguridad de la sustancia para los usos previstos. La Comisión Europea decide si autoriza la sustancia basándose en la evaluación de la seguridad de la EFSA. La autorización de nuevos usos propuestos de aditivos alimentarios existentes se ciñe al mismo procedimiento.

    Una vez autorizadas, estas sustancias se incluyen en la lista de aditivos alimentarios autorizados de la Unión incluida en el Reglamento (CE) n.° 1333/2008, en el que también se especifican sus condiciones de uso. Los aditivos alimentarios autorizados también deben cumplir los criterios de pureza aprobados establecidos en el Reglamento (UE) n.° 231/2012.

    En diciembre de 2008, la legislación existente se consolidó en cuatro reglamentos simplificados que comprenden la totalidad de los enriquecedores alimentarios (a saber, aditivos, enzimas y aromatizantes alimentarios). El Reglamento (CE) n.° 1331/2008 introdujo un procedimiento común de autorización de tales enriquecedores. El Reglamento (CE) n.° 1333/2008 sobre aditivos alimentarios estableció una lista de aditivos alimentarios autorizados de la Unión, que se publicó íntegramente en el Reglamento (UE) n.° 1129/2011.

    Publicado

    27 Enero 2020
    Scientific Opinion