'Quinto aniversario de la creación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)', Meeting of Food Safety and Nutrition, Santander

Catherine Geslain-Lanéelle

This speech is available only in Spanish.

Estimado Presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, estimado Félix
Estimado Director Ejecutivo y Subdirector de General de Coordinación científica, estimados Ignacio y Jesús
Estimado público,

Es para mí un honor estar aquí hoy con todos Ustedes y poder celebrar los cinco primeros años de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Agradezco a la Agencia española y a los organizadores de este evento la oportunidad de acudir a este encuentro aquí en Santander, en el marco de una Universidad tan prestigiosa como ésta, cuna de expertos y ambiciosos proyectos. Agradezco la oportunidad que me brindan de poder presentarles el trabajo de EFSA, de las actividades de cooperación de nuestras Agencias y de hacer un breve balance de los primeros años de actividad de la Autoridad y los desafíos a los que está haciendo frente.

He tenido el privilegio de poder seguir el nacimiento y desarrollo de EFSA desde los primeros días de actividad: en un primer lugar, como miembro del Consejo de Administración en sus primeros años de actividad, y desde hace catorce meses como Directora Ejecutiva de la misma. Mis funciones a nivel europeo me han permitido poder seguir también el crecimiento y desarrollo de la Agencia española, por lo que
me permito el felicitar a sus dirigentes por la prueba del excelente trabajo que la Agencia está demostrando, sobre todo en un campo tan importante como es el de la nutrición y en particular por el merecido reconocimiento internacional de la Estrategia NAOS. La nutrición es también un área estratégica para EFSA, sobre todo con las nuevas áreas de competencia atribuidas a la Autoridad en la evaluación de las alegaciones nutricionales.

El inicio de EFSA y de las agencias nacionales no fueron fáciles. EFSA fue creada teniendo como punto de referencia las crisis alimentarias que sacudieron la Unión Europea en los años noventa (crisis de las vacas locas, dioxinas) y con un doble papel: evaluador de riesgos y comunicación de los mismos.

En el momento de la creación de AESAN y de EFSA los consumidores estaban siendo bombardeados con información – y a veces desinformación – sobre una serie de incidentes alimentarios – vacas locas, salmonella, listeria, dioxinas y tantos otros. Creo que es justo decir que el público no siempre tenía una fuente de información y consejo con la autoridad suficiente para asegurarles que los alimentos eran seguros. Ello llevó en muchos casos a confusión y desconfianza en el sistema de evaluación, gestión y comunicación de riesgos.

Es importante recordar que EFSA se diseñó para ayudar a mejorar el sistema de seguridad alimentaria establecido a nivel europeo y para re-establecer la confianza de los consumidores y otros operadores en la cadena alimentaria y en el sistema que sirve de base a la legislación europea.

La Agencia española y la Autoridad europea se crearon en el mismo año – dos mil dos (2002) - y este es un hecho significativo.

Permítanme elaborar en un aspecto que es crucial para garantizar la confianza de los consumidores en el modelo que los legisladores diseñaron: separación entre la evaluación de riesgos y la gestión de riesgos; responsabilidad en comunicación de riesgos compartida; estrecha cooperación entre las Agencias nacionales y EFSA, trabajando como una "red" de agencias a nivel nacional y europeo.

Hay ciertos aspectos que son cruciales en las relaciones entre las Agencias nacionales y EFSA que me gustaría destacar en mi presentación y de cuya articulación depende el éxito de las relaciones entre las Agencias nacionales y EFSA:

En primer lugar, EFSA no fue creada para sustituir a las agencias nacionales. Las agencias nacionales y la Autoridad han de complementarse en su trabajo, aprovechar los escasos recursos de los que se dispone en beneficio del sistema de seguridad alimentaria a nivel nacional y europeo, y en la medida de lo posible, han de evitar la duplicación de los trabajos científicos en los mismos ámbitos.

En segundo lugar, para poder producir la mejor evaluación de riesgos para Europa EFSA tiene que tener acceso a información científica y datos disponibles tanto a nivel nacional como internacional. EFSA firmo hace ahora un año una Declaración de Intenciones con la Agencias nacionales de los veintisiete (27) Estados Miembros y países europeos vecinos no-comunitarios con el fin de facilitar el intercambio de
información científica y para asegurar que EFSA tiene acceso a una amplia gama de datos que permitirán concluir de una manera más completa sus Opiniones.

Estoy convencida que compartiendo información y estando informados sobre las actividades de los unos y los otros podemos avanzar hacia un mayor entendimiento de los riesgos que existen a nivel nacional y comunitario. Además, podremos asistir a las autoridades competentes, la Comisión Europea y los Estados Miembros, que tendrán que decidir en base a nuestras Opiniones científicas. Cooperación con las Agencias nacionales es una de las prioridades clave de EFSA.

En tercer lugar, como fruto de las discusiones en el Foro Consultivo de EFSA donde se reúnen los responsables de las Agencias nacionales y que yo presido, hemos concluido que una red de contactos efectiva ("Networking") y la cooperación científica son claves para el buen funcionamiento del sistema de seguridad alimentaria en Europa.

Agencias nacionales y EFSA diseñamos una Estrategia para incrementar los intercambios y la cooperación científica que fue adoptada por el Foro Consultivo en Noviembre de dos mil seis (2006) y posteriormente ratificada por el Consejo de Administración de EFSA en Diciembre de dos mil seis (2006). Desde entonces, un plan de acción con diversos proyectos identificados como de "común interés" por los
miembros del Foro consultivo constituye el plan de actividades de expertos en Agencias nacionales y en EFSA. Entre estos proyectos, podemos destacar los siguientes: identificación temprana de riesgos emergentes, los riesgos y beneficios de la fortificación de alimentos con ácido fólico, la armonización en la recogida de datos de prevalencia de sustancias químicas, la evaluación de preparaciones botánicas, así como un proyecto sobre la evaluación de riesgos de nanopartículas. Estamos también trabajando estrechamente con los Estados miembros para crear una base de datos de expertos científicos en todos los campos de actuación de EFSA ya que ello nos permitirá contar con los mejores expertos disponibles en Europa. Esta base de datos será compartida con las Agencias nacionales para el beneficio mutuo de los evaluadores.

La Agencia española está siendo un gran apoyo en los proyectos de cooperación que estamos desarrollando.

España ha sido también uno de los Estados Miembros que ha pedido consejo científico a la Autoridad. Por ejemplo, el Panel de Salud Vegetal de EFSA a petición de la Comisión europea consideró la evaluación científica realizada por España en Bactrocera zonata, una mosca que afecta a las frutas y que se encuentra en la lista de “cuarentena” en la legislación comunitaria en materia de salud vegetal. En este caso, EFSA evaluó los resultados de la evaluación realizada por España y confirmó la evaluación realizada por científicos españoles. Ello permitió a España establecer medidas preventivas para luchar contra esta plaga que afecta los cítricos.

La cooperación entre Agencias nacionales y EFSA no solo es importante en materia de evaluación de riesgos, sino también en la comunicación de los mismos.

La Comunicación de riesgos es una función fundamental de EFSA. Comunicar en temas complejos y científicos, de una manera clara, simple y coherente, es sin duda, un desafío importante. Somos conscientes de las diferencias de percepción de riesgos en Europa, y como organización europea no siempre somos los mejor situados para atraer el interés de la prensa nacional.

Con el fin de comunicar de manera clara y apropiada los resultados obtenidos con las evaluaciones, EFSA colabora con las organizaciones que tienen un contacto cercano con los consumidores, estos es, las Agencias nacionales para así poder transmitir mensajes relevantes a los consumidores de ese país. Las Agencias nacionales conocen mejor la manera de adaptar los mensajes a las preocupaciones nacionales pero todos tenemos que colaborar estrechamente para evitar mensajes contradictorios. Es importante que el consumidor no recibe mensajes contrarios, si no coherentes.

En EFSA estamos trabajando para poder ofrecer información clara, simple y fácil de entender por un no-experto. Con este propósito prenotificamos las Agencias nacionales normalmente con cuarenta y ocho horas de antelación de nuestros comunicados de prensa de manera que les permita preparar las actividades de comunicación en sus países. Un caso muy reciente es el referente a un estudio de la
Agencia de seguridad alimentaria británica que sugiere una relación entre el consumo de ciertos colorantes alimentarios y un aumento de la hiperactividad infantil. La comunicación de EFSA sobre este estudio fue prenotificada a todas las Agencias nacionales y a la Comisión Europea con el fin de poder preparar sus respectivas comunicaciones. La Agencia española incluyó en su página web esta comunicación
con referencias al trabajo de la Agencia británica y la EFSA. Coherencia en la información es nuestro principal objetivo.

EFSA ha creado también un grupo de trabajo en el seno del Foro consultivo en el que los responsables de Comunicación de los Estados miembros intercambian información, buenas practicas y trabajan conjuntamente para alcanzar mayor consistencia y coherencia en los mensajes sobre seguridad alimentaría que llegan a los consumidores y evitar que éstos tengan que hacer frente a información divergente.

Con este encuentro estamos celebrando el quinto aniversario de las Agencias española y la Autoridad europea. Me permito hacer una reflexión conjunta de los últimos cinco años y los próximos.

A pesar de su "juventud" EFSA ha atravesado diversos cambios desde su creación en dos mil dos (2002) y que sin duda han marcado la trayectoria de la Autoridad hasta estos días:

- En Diciembre de dos mil tres (2003) los Ministros decidieron que la sedeoperativa de EFSA se trasladaría a Parma (Italia) como sede oficial de la Autoridad. EFSA empezó sus actividades en dos mil tres con el nombramiento del Consejo de Administración y se instalo temporalmente en Bruselas. Tras la decisión de los Ministros europeos EFSA empezó el traslado que se efectuó gradualmente en el plazo de un año. En otoño de dos mil cinco (2005) todo el personal de EFSA y el centro de actividades se encontraba en Parma. Hemos crecido de cien a doscientos ochenta profesionales en Parma y espero poder alcanzar los trescientos empleados a inicio del dos mil ocho (2008).

- El Comité Científico y los Paneles científicos se re-constituyeron en Junio de dos mil seis (2006) y por un período de tres años.

- Nuevos miembros del Consejo de Administración empezaron sus funciones en Julio de dos mil seis (2006), al mismo tiempo que yo tomaba funciones como Directora Ejecutiva de EFSA.

- La eficacia de EFSA fue evaluada en el curso de dos mil cinco (2005). Seis Recomendaciones fueron adoptadas por el Consejo de Administración en Junio de dos mil seis (2006) sobre la base del informe de evaluación que fue encomendada a una consultaría independiente y de arreglo con nuestro Reglamento Fundador. Estas seis Recomendaciones marcan las prioridades de
la Autoridad para los próximos años. Una de las grandes prioridades es pues la cooperación científica con los Estados Miembros.

- Doce Estados Miembros se adhirieron a la Unión Europea desde dos mil dos (2002). Este es un hecho fundamental a tener en cuenta en el contexto de la estrategia de cooperación científica con los Estados Miembros. Ahora somos veintisiete (27) Estados Miembros con diferentes realidades pero un objetivo común: proteger la salud del consumidor.

También hacemos frente a nuevos desafíos y realidades:

- La carga de trabajo de la Autoridad creció enormemente desde sus primeros años. A finales de dos mil seis (2006) contábamos ya con más de cuatrocientas cincuenta (450) Opiniones emitidas.

- Tenemos nuevas responsabilidades en áreas como la nutrición, los riesgos emergentes, la recogida e datos científicos, entre otras.

- Tenemos nuevas áreas de trabajo aun desconocidas para muchos, tales como la nanotecnología, la clonación.

- También tenemos que responder de la manera más inmediata posible, facilitando dictámenes de calidad en corto tiempo en casos de urgencia.

EFSA está atenta a los desarrollos que se producen a nivel global e intenta adaptarse a estos cambios de manera a cumplir las expectativas de aquellos que necesitan nuestros dictámenes científicos.

Éstos y otros cambios encaminan EFSA a una fase de constante crecimiento pero también de consolidación. Estoy orgullosa de ser la Directora de EFSA que cinco años más tarde es completamente operacional, produciendo más de cuatrocientas cincuenta Opiniones científicas, tomando iniciativas para contribuir al sistema de seguridad alimentaria en Europa, y asistiendo a los legisladores en sus tarea de desarrollar medidas europeas y estrategias para proteger la seguridad de la cadena alimentaria en Europa.

A través del trabajo del personal de EFSA, del Consejo de Administración, del Comité científico y de los Paneles, con la estrecha colaboración de las Agencias nacionales y el dialogo con las partes interesadas de la cadena alimentaria, es mi intención hacer que EFSA sea reconocida globalmente como el punto de referencia europeo en materia de evaluación de riesgos asociados a la alimentación humana y animal, la salud y bienestar animal, la salud vegetal, la nutrición, y de comunicación de los mismos.

Permítanme finalizar mi intervención haciendo hincapié en el hecho que EFSA y AESAN como evaluadores de riesgos somos el primer eslabón de la cadena en el análisis de riesgos. Nuestras opiniones deben ser independientes y útiles, ya que son la base fundamental que ampara las decisiones de los gestores de riesgo. La independencia es importante para la credibilidad de la evaluación científica pero ha de
ser gestionada de manera responsable para así asegurar que no desencadena en aislamiento e irrelevancia. Los principios que marcan la actuación de evaluadores tanto a nivel nacional como europeo son los mismos: dialogo, cooperación, intercambio de información, respuesta apropiada en tiempo y modo, y comunicaciones coherentes.

Los consumidores nos juzgarán por nuestros resultados y por nuestra eficacia en crear un entorno que les permita disfrutar en confianza de alimentos sanos y nutritivos.

Cinco años después de la creación de la Agencia y la Autoridad estoy convencida de nuestra capacidad de poder hacer frente juntos a estos desafíos.

Os deseo un feliz cumpleaños. Nos deseo un feliz cumpleaños para la continuación de nuestra cooperación al servicio de los consumidores españoles y europeos.

Muchas gracias por su atención.